Saltar al contenido
Échale un vistazo

El arte del bonsai, como cuidar un bonsái y técnicas de obtención – vídeo

El arte del bonsái

El arte del bonsái, una técnica milenaria

En la dinastía han, hacia los siglos III y II aC, los chinos observaron como crecían algunos árboles entre las rocas de los desfiladeros que lejos de alcanzar la envergadura habitual, se adaptaban al medio en el que se desarrollaban, inclinándose a merced del viento. Comenzaba el arte del bonsai.

Cuando la técnica pasó a Japón, los monjes budistas perfeccionaron las técnicas del cuidado, combinando la estética y la actitud filosófica que les acompaña. En cambio, cuando los bonsáis llegaron a Europa en el siglo XIX, apenas despertaron curiosidad, no siendo hasta la mitad del siglo XX cuando se comenzó a entender la filosofía del bonsái, aumentando su popularidad.

Los métodos de obtención del bonsái por los monjes japoneses

Los monjes japoneses, salían a buscar los ejemplares donde pudiera crecer un árbol de estas características. Actualmente, aún es perfectamente posible hacerse con algún ejemplar en la naturaleza. Para ello, el árbol o arbusto debe de haber estado en unas condiciones especiales de supervivencia, que solo se da en determinados lugares. Habitualmente, en las zonas de alta montaña, en el límite de la vegetación arbórea, donde empiezan a crecer solo  los arbustos es posible encontrar ejemplares que nos puedan servir de bonsái.

Otro método de obtención es a partir de las semillas. La ventaja de este sistema, es el control que podemos ejercer desde el principio, controlando el crecimiento. También es cierto, que el tiempo necesario para la obtención de un buen ejemplar  puede llevar décadas, excepto en algunas especies que crecen con rapidez. Las semillas pueden recogerse en la naturaleza, en viveros, garantizando este último, la idoneidad de las semillas.

El equilibrio en la composición del arte del bonsái

El arte del bonsái comienza en la composición, momento en que se debe de encontrar el equilibrio entre la belleza que podemos encontrar en la naturaleza, y nuestro concepto del mismo. El resultado ha de ser una imagen natural, la misma  que el árbol tomaría en su medio natural.

En un solo ejemplar, el equilibrio se centraría en la armonía entre las dimensiones proporcionales de las ramas, el fuste y la copa y la extensión de ésta. El mejor aprendizaje para captar lo armonioso de cada especie, es en exposiciones de bonsáis, o mejor aún, en la naturaleza.

No hay mejor lugar para observar como un árbol en condiciones de ubicación extremas, saca su tronco de entre las rocas, e inclina sus ramas a favor del viento evitando un enfrentamiento perjudicial, a la par que toma formas caprichosas.

Otro método de obtención de los ejemplares, es el de esqueje. Esta es una técnica muy utilizada en jardinería y que se puede aplicar de igual manera a los bonsáis. Para los bonsáis que se obtienen de árboles y arbustos, el único tipo de esqueje utilizable es el denominado leñoso, de madera dura o estaca.

Este deberá tener una longitud máxima de 15 cm, tomándose de una rama que elegiremos en función de la forma que vamos a dar al bonsái. Cuando la porción cortada lleve hojas, es conveniente que en su base lleve también alguna yema.

Otro sistema muy utilizado en jardinería es el denominado “por acodo”, que consiste en estimular el desarrollo de las raíces en una parte de la planta antes de separarla de ella. Existen dos tipos de acodamiento:

  • el tendido o por acostamiento
  • el aéreo.

El sistema de tendido consiste en hacer descender una rama hacia el suelo, fijarla por uno de sus extremos a un soporte, de modo que quede en la superficie del suelo, y cubrir el resto con tierra. En esta zona, la rama echará raíces. Para ello, esta rama deberá ser joven y flexible, enterrándose a una profundidad entre diez y quince centímetros.

El momento más apropiado para el acodamiento tendido es la época de reposo vegetal, durante el otoño e invierno. La planta echará nuevas raíces en primavera, pero no deberá separarse la rama enraizada de la planta madre hasta la temporada siguiente, en invierno.

El acodo aéreo se practica en cualquier rama apropiada, pero sin doblarla ni enterrarla.Si la rama tiene hojas, se cortarán las que estén más cerca de una  yema. Lo primero es practicar un par de cortes anulares, separados entre sí de dos a tres centímetros, a la altura deseada de la rama o, en caso de disponer de yemas, con el corte superior algunos milímetros por debajo de una de ellas.

La profundidad de los cortes debe ser la suficiente para desprender sin dificultad la corteza en toda  esa zona, con cuidado de no lesionar los tejidos que se encuentren por debajo. Una vez desnuda la porción de rama elegida, se aplica un poco de polvo hormonal y se cubre con turba o musgo húmedos. Luego se cubre con un plástico sujetándolo alrededor de la rama de modo que quede totalmente cerrado.

Las técnicas del arte del bonsái

La verdadera técnica del bonsái, empieza cuando se tiene el árbol arraigado y de pequeñas dimensiones. A partir de ese momento, hay que evitar que el árbol alcance las dimensiones que éste adquiriría en la naturaleza, pero manteniendo el aspecto natural y similar al que adquiriría en tales circunstancias.

Todo esto se consigue mediante una serie de operaciones que van poco a poco limitando el porte de la planta, al tiempo que configuran el desarrollo de todos sus elementos. En la “formación”, intervienen principalmente las labores de ligadura o alambrado, poda y trasplante.

La técnica del bonsái es perfectamente aplicable a cualquier árbol o arbusto, aunque hay algunas especies más idóneas que otras. Los arces,olmos, sauces o pinos, tanto si son especies autóctonas o no, son adecuados para conseguir resultados satisfactorios.

Especies utilizadas para el arte de los bonsáis

En viveros y tiendas especializadas, se venden ejemplares ya formados, aunque la mayor satisfacción se encuentra en excursiones al bosque en busca de árboles o arbustos adecuados, para fomentar la vena artística que todo amante de las plantas tiene. La satisfacción que nos puede embargar al darle forma a un ejemplar con nuestros mimos y cuidados, no tiene parangón. Las principales especies utilizadas, son:

  • Abeto rojo
  • Alcornoque
  • Algarrobo
  • Arce
  • Boj
  • Camelia del japón
  • Carpe
  • Cedro
  • Enebro chino
  • Espino
  • Ficus
  • Haya
  • Higuera
  • Olivo
  • Olmo
  • Pino
  • Sabina
  • Tejo

A la hora de elegir la especie, hay que tener en cuenta una serie de factores. Dependiendo en la región o ubicación que nos encontremos, la especie ha de ser la adecuada para resistir las temperaturas habituales a las que estén sometidos.

Los pinos o las coníferas en general, resisten las temperaturas extremas de hielo y viento. Sin embargo el hibisco, debe de protegerse durante la época del invierno en parajes del interior, mientras que en la zona mediterránea aguanta todo el año en el exterior.

                   

Los bonsáis son principalmente plantas de exterior, pues proceden del bosque, con la alternancia habitual de las temperaturas. Dentro de una vivienda, ven mermadas sus posibilidades de supervivencia y desarrollo, en particular si están en habitaciones con calefacción. también es cierto que con la proliferación de amantes de esta técnica, existen plantas aptas para interiores.

Esta es la causa del fracaso de muchos de los que desean tener un bonsái, pues ven en él solamente una planta decorativa, sin tener en cuenta sus necesidades naturales.

Por eso, es muy importante la elección del bonsái que queremos cuidar y ver crecer, adquiriendo una especie que se pueda desarrollar en nuestro entorno y no solamente fijándose en su apariencia. También, tener en cuenta, que hay especies que con pocos cuidados se obtienen resultados excelentes, mientras que otras especies requieren cuidados constantes.

Como has podido comprobar, el arte del bonsái te puede dar grandes satisfacciones. La satisfacción de tener en tus manos un trozo de naturaleza y poder moldearla con tus manos. Por eso se llama El arte del bonsái.

Si te gusta el arte Oriental, entonces te gustará saber del Arte Oriental

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Content is protected !!