Saltar al contenido
Échale un vistazo

El arte del feng shui mucho más que unas simples técnicas que seguir

El arte delFeng Shui

El arte del Feng Shui, energía y fuerza vital

El arte del Feng Shui, es el antiguo arte chino, que enseña a canalizar las energías que nos rodean hacia un entorno positivo, a través del reconocimiento del entorno doméstico.

Nacido hace aproximadamente 6000 años, su origen está en una corriente china de pensamiento religioso y filosófico, el taoísmo, que enseña los principios éticos que persiguen  conseguir la perfecta armonía del hombre con la naturaleza.

Por eso, para el hombre occidental es complejo, ya que el feng shui es mucho más que unas simples técnicas que seguir; hay que sentirlo y dar prioridad a la energía y a la fuerza vital ante el sentido de lo material que prima en la mentalidad occidental.

El ying y el Yang

El yin y el yang vienen representados por dos peces entrelazados que forman un todo. El carácter chino que representa al yin, es una colina, una nube en el cielo, y por el contrario el yang, una colina y el sol en el  horizonte. Están en constante proceso de cambio y equilibrio, siendo los sometidos al poder del ying, más tranquilos y pasivos, pudiendo acercarse al yang en el transcurso de su vida. En este caso, la persona se volverá más activa.

Las manifestaciones del yin y el yang, son contrarias y cambiantes buscando siempre el equilibrio:

  • Si yin es claro, yang es oscuro
  • Yin activo, yang pasivo
  • Yin alto, yang bajo
  • Yin impar, yang par
  • Yin es blando, ying es duro
  • Yin es tierra, yang es cielo

Y así sucesivamente, en manifestación perfecta del equilibrio, aunque no necesariamente el yin y el yang deban de estar presentes en la misma cantidad, pudiendo decantarse hacia un lugar o hacia el otro. Nada es todo yin ni todo yang. No todo es alegría ni solo tristeza. Siempre existe en la alegría un toque de tristeza o viceversa. No todo es positivo o negativo.

Los cinco elementos del arte del Feng Shui

La interacción de los cinco elementos o energías- Tierra, Madera, Fuego, Metal,  y Agua-, es lo que regula el desarrollo de los elementos naturales. Estos cinco elementos, también ejercen influencia en nuestros hogares.

Por ejemplo, por la mañana, en el este, una casa recibe la energía qi ascendente, la energía de la madera. Paralelamente al movimiento del sol, la luminosa energía del fuego es absorbida por el lado sur.

Al desplazarse el sol hacia el oeste, la energía de la tierra alcanza la zona de la casa orientada al sud-oeste.

Cuando el sol se pone, la zona oeste de la casa disfruta de la energía del metal. Y, durante la noche, la energía del agua circula por la parte norte de la casa.

Los cinco elementos están relacionados con formas, colores y materiales. De este modo se pueden tener la representación de estos elementos o energías en la vivienda o jardín, potenciando o debilitando el efecto, según los elementos utilizados.

La relación entre los cinco elementos está caracterizada por dos corrientes energéticas: el ciclo de la reproducción y el de la destrucción, siendo- en ambos ciclos-, cada energía, resultado de la otra. Por lo tanto cada una de las cinco energías o elementos se designa como madre de la energía siguiente y como hija de la precedente.

En el ciclo de la creación o producción, la energía fluye de un elemento al siguiente en la dirección de la agujas del reloj. Cada elemento crea el siguiente y esta es la causa de su debilitación. Por ello, todos los elementos van a ser destruidos por el siguiente:

  • El agua crea la madera, pero también se va a desintegrar a causa de ella.
  • La madera origina el fuego, pero éste la acabará destruyendo.
  • El fuego permite el nacimiento del elemento tierra, pero asimismo termina siendo destruido por ella.
  • La tierra crea el metal y este acaba con ella también.
  • Por último, el metal origina el agua y esta lo acaba por destruir. De esta manera se cierra el círculo de la creación o producción.

En el ciclo de la destrucción a diferencia del anterior, la energía circula en línea recta hasta el segundo de los elementos siguientes. Si el elemento que sigue está debilitado, ve interrumpida su energía.

El arte del Feng Shui también es para  conseguir un equilibrio entre los diferentes tipos de energía, por lo que analizaremos en las próximas entradas, como se pueden reproducir los cinco elementos en una habitación o jardín.

Y si después de este paseo por el equilibrio entre el Yin y el Yan te apetece tomarte algo, échale un vistazo a estas preparaciones de cócteles

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Content is protected !!