Saltar al contenido
Échale un vistazo

El primer ferrocarril, el invento que ha revolucionado la economía mundial

El primer ferrocarril, el invento que ha revolucionado la economía mundial

Orígenes del primer ferrocarril

Échale un vistazo a uno de los inventos tecnológicos que más ha revolucionado la economía mundial como ha sido sin duda la incorporación del vapor como agente energético lo que ha llevado a acortar las distancias a la par que se aumentaban las cantidades de mercancías en un solo envío. Veamos como surgió el primer ferrocarril.

En los primeros tiempos de la explotación minera en los siglos XVI, XVII y  XVIII, en Inglaterra se organizó el transporte del carbón desde las minas hasta los almacenes y puntos de distribución como puertos, ríos o canales, el cual se cargaba en grandes cajas dispuestos sobre ruedas que se deslizaban sobre planchas de madera a fin de eliminar las rodaduras y atascos en las desigualdades del terreno.

En los estuarios del Clyde y del Tynes y en Gales del Sur, eran numerosas estas líneas que si bien, en principio solo eran utilizadas para el transporte de mercancías, pronto fueron empleadas para el transporte de mineros llegando incluso a la admisión de pasajeros, evidentemente, tras el pago de una módica cantidad de dinero.

Las tablas de madera se fueron sustituyendo por largueros finos de madera dura, siendo en Estados Unidos cuando se introdujo por primera vez el uso de barras prismáticas de hierro a modo de carril, lo que mejoró la duración y el rendimiento. A las ruedas de las vagonetas, al objeto de mejorar la seguridad, se les incorporó la doble pestaña.

Tras una multitud de ideas desechadas y múltiples intentos de obtener energía suficiente del vapor mediante la reacción de salida del vapor producido en una caldera, Newton, Nicholson, Wat…y otros muchos investigadores, se encontraban con la oposición de los ciudadanos alimentada por el aspecto de aquellas locomotoras y los múltiples accidentes que solían suceder en aquellas pruebas fallidas por el desconocimiento de uso y de montaje.

En 1811, John Blenkinsop patentó una máquina de vapor montada sobre ruedas- dos de ellas dentadas-, cuyos dientes engranaban con los de unas barras de hierro adosadas a los carriles. Era la primera locomotora probada con éxito y que se utilizó para el transporte de carbón cerca de Leeds y la primera locomotora de montaña o “cremallera”.

Jorge Stephenson

Jorge Stephenson nacido en una aldea de Wylam, al oeste de Newcastle, consiguió a los catorce años un empleo de ayudante de fogonero llegando más tarde a ser vigilante de máquinas. Su afición por los estudios le llevó a solucionar numerosos problemas de elevación de aguas y arreglo de bombas, donde algunos especialistas habían fracasado.

El primer intento de construcción  de una locomotora con el apoyo de su Cía., fue un fracaso al no poder competir en velocidad con la tracción de los caballos. Después de obtener permiso para un segundo intento, la nueva construcción de la locomotora sufrió un profundo cambio al evitar las transmisiones a través de ruedas dentadas y conectó los cilindros alas ruedas motrices lisas que también corrían sobre carriles completamente lisos. Esta locomotora quedó acabada en el año 1815 habiendo logrado mejores resultados que con su primer intento.

En 1817 se inició un proyecto que uniese a Stockton con Darlington con el fin de abaratar el transporte de carbón entre las dos localidades. El 27 de septiembre de 1825, un tren formado por la máquina y un vagón para los empleados que se utilizaba para transportar carbón y fue habilitado con algunos asientos para los directivos de la compañía, partió en su viaje inaugural precedido por un jinete que a galope tendido iba apartando a los curiosos que invadían las vías y aclamaban a su inventor quien iba al mando de la máquina.

Ese fue el primer triunfo del primer ferrocarril y el despegue de este medio de transporte originariamente pensado para mercancías, pero que Stephenson, con su nueva idea de incorporar unos bancos de madera que podían colocarse a voluntad alrededor de una mesa fija situada en el centro del mismo coche, hizo del ferrocarril el medio de transporte más popular del mundo.

La locomotora de Jorge Stephenson, pesaba ocho toneladas y desarrollaba una velocidad media de 16 millas por hora. Aún puede verse en Londres donde se guarda como una reliquia, en perfecto estado de conservación.

Échale un vistazo a los orígenes del ferrocarril en España

España fue el noveno país de Europa en adoptar este invento tecnológico y apostar por el ferrocarril a vapor como medio de transporte, siendo la línea férrea de Barcelona a Mataró la primera construida con una longitud de 28 Km. y debida al interés y entusiasmo de D. Miguel Biada.

El día 28 de octubre de 1848 fue solemnemente inaugurada entre aplausos y vítores de la población, en un trayecto que unió las dos localidades en menos de una hora y con un maquinista de excepción: Jorge Stephenson.

A esta primera línea de escaso trabajo de ingeniería ya que solo tiene un corto túnel y un puente sobre el lecho casi seco del Besós y se desarrolla a lo largo de la orilla del mar, sin curvas ni pendientes, siguió al cabo de unos años el tramo Madrid-Aranjuez abierto al público en 1851.

¿Te ha resultado interesante la historia del primer ferrocarril? 

  También puedes echar un vistazo al origen de la primera fotografía

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Content is protected !!