Saltar al contenido
Échale un vistazo

El primer reloj mecánico de ruedas, construido en Europa

reloj mecánico

 

El reloj mecánico ha sido uno de los inventos que han cambiado la forma de medir el tiempo, Veamos un poco de su historia.

Cuéntase que un bonzo chino llamado Matan, construyó el primer reloj de cuerda de que en China se tiene noticia cuyo movimiento regular duraba un año. Sin embargo poco se sabe sobre la primitiva historia de la relojería mecánica de aquél país. 

El primer reloj mecánico de ruedas, construido en Europa, apareció el año de 947, y fue obra del ingenioso monje Gerberto, más tarde papa (Silvestre II), el cual construyó el famoso reloj de Magdeburgo.

Pero parece ser que la invención de la rueda de escape y el uso de los pesos como motor de los relojes fueron debidos a Pacífico, arcediano de la catedral de Verona, en Italia, allá por el año de 850.

El primer reloj mecánico de torre

A partir de entonces se multiplicaron los relojes de torre y en 1328 se instaló uno, el primero de Francia, en el palacio del Louvre. En 1532 se instaló y empezó a funcionar el famoso reloj astronómico de Estrasburgo, maravilla de la mecánica relojera de su tiempo.

Funcionó sin interrupción ese reloj durante doscientos años, al cabo de los cuales se hizo necesario renovar su mecanismo, empresa acometida y realizada por Christian Herlin y terminada después de su muerte por su discípulo Conrado Dasypodius, el cual dio fin a su obra el año 1574, ayudado por los hermanos Habrecht, expertísimos mecánicos de la ciudad de Schaffhausen, en Suiza.

Tenía el reloj de Estrasburgo un mecanismo complicadísimo, pues no solamente daba las horas sino también las fases de la luna, los eclipses solares y lunares durante un cierto número de años, y otras muchas indicaciones horarias.Y al mismo tiempo hacía aparecer figuras a determinadas horas y les comunicaba movimientos graciosos y complicados.

Funcionó este reloj sin interrupción hasta 1798; la construcción del nuevo reloj de la catedral de Estrasburgo fue encomendada a  Juan Bautista Schwilgue, que lo terminó a finales de 1842; su parte exterior es semejante a la del reloj anterior, pero su mecanismo, que es mucho más complejo y construido con técnica más avanzada, es una verdadera maravilla.

Pero después de haber leído esta historia, quizás quieras conocer la historia del reloj de agua

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Content is protected !!