Saltar al contenido
Échale un vistazo

Reloj Solar o las grandes piedras horarias fue construido en Babilonia

Reloj Solar

Historia del reloj: El reloj solar

Algunos historiadores afirman que el primer reloj solar fue construido en Babilonia unos 600 años antes de la Era cristiana.

Pero está comprobado hoy que los chinos construyeron 2500 años antes de Jesucristo numerosos gnomons, esto es, torres elevadas sobre un círculo graduado cuyo centro coincidía con el pie del eje longitudinal de la torre.

El reloj de sol se funda en  la posición variable del Sol respecto de la Tierra en cada instante y, por tanto, en el cambio de lugar o posición de la sombra proyectada por un cuerpo iluminado por el Sol sobre una superficie plana o curva.

Reloj solar o las grandes piedras horarias

Quedan aún restos de las grandes piedras horarias- así se llamaron los primeros relojes de sol-, levantadas por los astrólogos caldeos. Los caldeos construyeron relojes de sol en Grecia, seis siglos antes de Jesucristo, en donde fueron perfeccionados por los matemáticos griegos Tales de Mileto, Anaximandro y otros.

En el tercer siglo antes de Jesucristo fueron introducidos los relojes de sol en Roma y mucho antes lo habían sido en Egipto, en donde los astrólogos los emplearon entre otras cosas, para calcular la duración del año, la altura de los astros, la longitud del arco meridiano terrestre con el fin de deducir el radio terrestre, la posición de los puntos equinocciales, la oblicuidad de la eclíptica, etc.

A pesar de los siglos transcurridos, aún se emplean hoy más o menos transformados, aunque ninguna de sus modificaciones ha alterado su esencia. Y como curiosidad, que no como instrumentos de precisión, se conservan algunos gnomons o piedras horarias o bien disposiciones análogas.

Entre ellos recordaremos el famoso obelisco egipcio de la Plaza de san Pedro en Roma, con la línea meridiana correspondiente construida en bloques de granito en el pavimento de la plaza.

Y el de la iglesia de san Pedro en Bolonia, de 27 metros de alto, construido en 1655 por el famoso astrónomo Cassini, en el que un rayo de sol, que pasa a través de un orificio practicado en la bóveda del templo, señala el momento del mediodía al iluminar la línea gnómica meridiana trazada sobre el pavimento y adornada con los signos del Zodíaco.

Cronológicamente al reloj de sol, le siguió el reloj de agua

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Content is protected !!